Translate

jueves, 16 de agosto de 2012

La ciudad de erks y sus misterios

¿Cómo acceder a la verdad con el poco conocimiento que posee el hombre? ¿Cómo penetrar en los misterios profundos del existir de los otros en tiempos inmemoriales? ¿Cómo saber qué otros, qué fuerzas inasibles habitaron allí y dejaron rastros todavía no descifrados completamente? Existen numerosas hipótesis que intentan explicar el origen de los fenómenos relacionados con la ciudad de Erks y con lo que acordaron en llamar Bastón de Mando. Hubo quienes hablaron sobre la estructura interna del cerro donde se concentran enormes cantidades de pirita, uranio y azufre. Pero también se dijo que el cerro es hueco y en su corazón existe una base extraterrestre. ¿Qué hay de cierto en todo esto?
En la década del 30, en las cercanías del cerro Uritorco, fue encontrado un objeto del que se hablaría por muchos años. De piedra basáltica negra pulida, y de forma muy cercana a la de un bastón, media poco más de un metro y se aseguró que su antigüedad databa de 8 mil años.
Fue bautizado Bastón de Mando o Piedra que Habla. Esta última denominación, a causa de las vibraciones que emitía el objeto. Quizá, para los que pudieran entenderla, significaba la voz del más allá que aportaba las respuestas siempre buscadas por los hombres.
Pero veamos cuál fue el origen de este Bastón.
Hace mucho tiempo, el cacique Voltán ‑de los comechingones- ­mandó a construir un bastón que guardara en su mágica forma toda la sabiduría de la humanidad. Pero, parece ser que vivían en la India, en Afganistán, en Persia, en Pamir y el Tíbet.
¿Cómo es eso posible?
Cuenta la leyenda que en el siglo XII, el Caballero Parsifal ‑que pertenecía a la Orden de los Templarios‑, luego de un arduo viaje del que se desconocen los pormenores, llegó a una tierra aun extraña para los pueblos europeos (la actual Argentina) y, siempre guiado por la energía divina, accedió al lugar señalado. Buscó el sitio adecuado para depositar la preciada carga que traía con mucho celo a fin de resguardarla de cualquier tipo de peligro: el Santo Grial y la Cruz de los Templarios. Su misión consistía en dejar estos caros elementos junto al Bastón de Mando en las cercanías del Sagrado Cerro Uritorco con el fin de completar la gran obra espiritual de hermandad entre los hombres.
Si bien asociar al Bastón de Mando con el Santo Grial y nada menos que en tierras americanas parece ser algo demasiado ambicioso, son muchos los indicios que sí dan cuenta de la existencia de pueblos mucho más antiguos que el de los comechingones: los ampajango con mas de 10 mil años de antigüedad en estas tierras.
¿Y qué hay de la misteriosa ciudad de Erks?
En la zona llamada ladera o sierra del Pajarillo, a un costado del Uritorco, donde se supone que fue escondido el Santo Grial junto con el Bastón de Mando, el tiempo y la acumulación de sedimentos han construido extrañas formas en sus piedras: obeliscos, especies de casas que recuerdan una ciudad perdida y, lo más inquietante, muchas de ellas ocultan las siluetas de seres humanos.
¿Estamos hablando de una ciudad petrificada o de un juego fantástico de la lluvia y los vientos? Lo que es posible asegurar es que un conjunto de piedras de color rojo abren la puerta al misterio. A este lugar se lo conoce hoy con el nombre de Los Terrones y es allí donde se escabulle entre extrañas luces y sombras la ciudad perdida. Dicen los que la han visto que solo en las noches claras se ofrece a la mirada de los que creen en ella, pero no pueden asegurarlo porque hay grandes sospechas sobre la existencia real de Erks, aunque en otra dimensión paralela y simultánea a la nuestra.
De los que estuvieron, algunos ingresaron; otros aseguran haberlo hecho con sus mentes. La describen como enorme y espaciosa, cruzada por canales secos por donde transitan naves de luz o etéreas, y en cuyo centro se encuentra el Templo de la Esfera o de los tres espejos, en los que se intercambian datos cósmicos: el primer espejo es de lapislázuli, desde donde se puede visualizar lo que pasa en el planeta; el segundo, de oro, desde donde se vislumbra lo que ocurre en la galaxia con sus diferentes sistemas solares; el tercero, hecho por una aleación de minerales desconocidos mediante los cuales se intercomunican con todo el Universo.
Se dice también que Samurah era el portero de la ciudad intraterrena de Erks y que su misión consistía en conducir a los que allí debían entrar. Hoy en día no se sabe nada de Samurah, se lo da por desaparecido sin saber la razón exacta.
Muchos estudiosos del tema afirman que se trata de una urbe creada para concretar una comunicación cósmica y contribuir al intercambio de sabiduría. Por esto, la zona es considerada única en el planeta Tierra ya que sería el primer epicentro energético cósmico comunicacional. ERKS significa: "encuentro de remanentes siderales cósmicos".
Como para completar esta increíble historia es necesario saber que circulan testimonios de gente que a mediados del siglo XX ha recibido señales extraterrestres. Lógicamente, esto no ha sido comprobado pero es parte de la leyenda...

025. anonimo (comechingon)

No hay comentarios:

Publicar un comentario